Select Page

¡¡2018!! ¿No estás harto de no lograr tus metas?
Por Cristina Giacomán

¿Cuántos años más estás dispuesto a pasar con metas no cumplidas, hábitos no construidos? ¿Cuántos cursos más de motivación?

Constantemente hablamos de cambios permanentes para poder lograr nuestras metas y poder experimentar un cambio en nuestras vidas o en nuestras empresas.

Como educadora, me he dedicado a observar y entender al ser humano; su proceso de aprendizaje, de crecimiento y la manera de construir hábitos para que logren ser más eficientes y estar más empoderados.

¿Cómo podemos hacer estos cambios permanentes en nuestra empresa o en nuestras vidas? ¿Qué se requiere para poder tener un cambio permanente y poder dar un paso firme hacia adelante?

Tomando como referencia el sistema Educativo promedio en donde la base central es el miedo al castigo y no la inspiración al aprendizaje; podemos poner como ejemplo la experiencia con respecto a las calificaciones: sabías que si ¨reprobabas¨, te iban a regañar o algo estaba mal. No teníamos un entendimiento de los efectos de poner atención en clase e ir cultivando ciertas cualidades como: concentración, disciplina, habilidad de resolver problemas, etc. Las cuales son elementos claves para poder tener cambios permanentes y así poder lograr tus metas.

En los últimos años me he dedicado a ayudar empresas para incrementar su eficiencia y sus ventas. Es sorprendente ver los efectos que vamos arrastrando debido al sistema educativo y social. Nos han enseñado a portarnos “bien” siguiendo las reglas y cumpliendo con ciertas expectativas de los maestros, de los padres y de personas significativas en nuestra vida. Si no seguíamos estas reglas, había un tipo de castigo. ¿Qué tanto tienes que pensar a la hora de acatar un castigo? En realidad, un castigo no requiere de mucho cuestionamiento, únicamente requiere de obedecer sin cuestionar. Por el contrario, si la enseñanza está basada en causa-efecto, requiere de un pensamiento crítico, de cuestionamiento y del entendimiento de probarse cuales serían los efectos de mis acciones o no acciones.

¿Cómo se traduce esto en el ambiente laboral de una empresa? Personas que no logran hacerse responsables de sus acciones y decisiones, que tienden a la queja, a echar culpas y a la justificación. Toda la responsabilidad está centrada en los otros, como nos enseñaron en el sistema educativo, sin una noción clara de mis efectos o del alcance que puedo llegar a tener.

Trabajar con el factor humano de las empresas nos ha dado resultados de hasta un 49% de incremento en ventas en un trimestre

En Moudus Business Trainers hemos detectado que dentro de las empresas existe una fuga importante de recursos -en tiempo y dinero- los cuales son reflejados en: rotación de personal constante, un ambiente laboral hostil, liderazgos coercitivos, baja productividad, etc. Todos estos ejemplos nos reflejan un ambiente laboral en donde predomina el miedo, teniendo como efecto, personas que no logran desarrollar su potencial para usarlo a favor de la organización.

Una vez que logras identificar y ver los efectos de estos 3 vicios de la comunicación (quejarse, echar culpas y justificarse), podrás entender como al hacerte responsable tomas el poder de ti mismo para poder cambiar tus resultados y alcanzar tu máximo potencial.

¡Aquí es cuando los cambios permanentes empiezan a suceder!

Las personas que se reconocen a sí mismos, pueden tener una visión mucho más precisa y objetiva del mundo y por lo tanto ser mucho más exitosos y felices.